Bruno Klein

Durante muchos años Bruno pinta en su tiempo libre. Trabajó en un departamento de prensa como periodista fotográfico. Este trabajo le permitió viajar mucho e impregnar su memoria con una "galería significativa" de imágenes: sufrimiento, soledad, confusión, rebelión, reuniones de políticos, artistas, personal de ONG... Vio y oyó todo lo que le rodeaba.Comenzó a pintar en el año 1995. Gradualmente, a través del trabajo duro, su camino fue forjado y su estilo artístico apareció. El año 2009 fue un punto de inflexión en su carrera: Bruno dejó su trabajo para dedicarse por completo a su pasión. Encuentros importantes marcaron su carrera: Henry Gault (pintor) le enseñó la disciplina del dibujo y Miro Sego (Maestro de Bellas Artes en Belgrado) le enseñó el impresionismo. En la Escuela de Artes Decorativas de Estrasburgo, Elisabeth Frering (pintora) le introdujo en la libre expresión de forma y color. Todas estas enseñanzas dieron lugar a una tendencia pictórica, bordeando el abstracto y el figurativo: un impresionismo moderno. Bruno pinta directamente sobre el lienzo sin dibujo preliminar ni fotografías u otros medios. La memoria, la imaginación y el alma son los motores de su creatividad. Esta forma de trabajar impregna sus pinturas con autenticidad, sensibilidad y fuerza.Los hombres, la naturaleza, el cielo y el agua, todo es fuente de fascinación. Las costas de Francia, los conflictos de los Balcanes y los hombres africanos son todos elementos que proporcionan su color y vida cotidiana para ser trasladados sobre lienzo. Bruno pinta por placer y para transmitir al espectador la alegría experimentada en el arte. Un testigo de las tragedias humanas en su vida, el artista opta por compartir el optimismo y la luz con su público.

give-art-gift-voucher

turn-your-phone-into-a-piece-of-art-app-mobile